null Uno de cada cuatro trabajadores acogidos a expedientes de regulación de empleo se ha reincorporado a su puesto en el último mes
22 de julio de 2020
  • 2.650 empresas asturianas con 12.661 personas en plantilla recuperan la actividad al dar por finalizadas las medidas especiales adoptadas para hacer frente a la crisis sanitaria

  • El Principado ha recibido 12.634 solicitudes de ERTE desde el inicio de la pandemia, con 53.654 afectados

Un total de 12.634 trabajadores afectados por expedientes de regulación temporal de empleo en Asturias se han reincorporado a sus puestos tras finalizar la vigencia de estos ERTE. Esto supone que una de cada cuatro personas en suspensión de empleo o reducción de jornada (concretamente el 23,59%) ha abandonado esta situación, según los datos facilitados hoy por el director general de Empleo y Formación, Pedro Fernández-Raigoso, a los agentes sociales y económicos durante la reunión semanal de la comisión mixta para abordar la evolución de las medidas sociolaborales asociadas a la COVID-19.

Hasta ayer, 2.650 empresas habían comunicado a la Consejería de Industria, Empleo y Promoción Económica la suspensión definitiva, por finalización, desistimiento o renuncia, de los expedientes aplicados desde el inicio de la emergencia sanitaria. Estas cifras incluyen los ERTE autorizados y tramitados por el Gobierno de Asturias, pero no las desafectaciones parciales de trabajadores en regulación (cuya comunicación a la Dirección General de Empleo no es obligatoria) ni los expedientes de ámbito nacional con personas afectadas en el Principado.

De los expedientes que han finalizado su vigencia, 2.590 responden a causas de fuerza mayor y afectaban a 12.528 trabajadores, mientras que otros 60, solicitados por diferentes razones, implicaban a 403 personas.

Desde el 11 de marzo, la Dirección General de Empleo y Formación ha tramitado 12.628 solicitudes que involucran a 53.654 trabajadores, lo que supone el 99,95% del total de expedientes presentados (12.634). De todos los gestionados, 11.310 tienen la consideración de fuerza mayor, con 40.990 afectados, y los 1.318 restantes, debidos a otras causas, llevaron a 12.664 trabajadores a la suspensión de empleo o a la reducción de jornada.

Documentación