null Todas las personas fallecidas en Asturias con COVID-19 padecían alguna patología previa
29 de abril de 2020
La tasa de mortalidad en la comunidad autónoma es la mitad del promedio nacional, según un estudio de la Dirección General de Salud Pública. El Gobierno del Principado rechaza cualquier triunfalismo en la interpretación de estos datos y reitera su pésame a las familias y amistades de quienes han fallecido a causa del coronavirus

Todas las personas fallecidas con la infección del coronavirus en el Principado hasta el pasado lunes, 254 en total, padecían alguna patología asociada previa. El Estudio de mortalidad con coronavirus en Asturias, elaborado por la Dirección General de Salud Pública, concluye que más de la mitad (58,6%) sufría hipertensión arterial y el 44,5% alguna cardiopatía, especialmente isquémica. Además, 28,1% eran diabéticas y un quinto tenía enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), asma o bronquitis.

El Gobierno de Asturias rechaza cualquier triunfalismo en la interpretación de estos datos, al tiempo que reitera su pésame a las familias y amistades de quienes han fallecido a causa de la COVID-19. “Cada persona fallecida con coronavirus supone una tragedia para familias enteras. Por eso, aun debiendo explicar los datos con una perspectiva científica -que, en aras de la transparencia, debemos hacer públicos-, sabemos que no estamos hablando de simples números. Cada muerte nos duele como propia”, han subrayado fuentes del Ejecutivo del Principado. 

El estudio epidemiológico analiza los decesos producidos en la comunidad hasta el 27 de abril. Algunas de sus conclusiones son las siguientes:

•    Tasa de mortalidad. El documento refleja que la tasa de mortalidad hasta esa fecha se situaba en 24,7 casos por cada cien mil habitantes. Además, en la comparativa con la tasa nacional, realizada el 25 de abril, el Principado registraba una tasa de 22,6 muertes por cada 100.000 habitantes, la mitad que la media nacional (47,9), y cinco veces más baja que en las comunidades con mayor número de fallecimientos, como Madrid (116,3) y Castilla-La Mancha (110,9).

•    Edad promedio. La edad promedio de las personas fallecidas se eleva a 83,5 años, muy por encima de la media de los casos positivos en COVID-19, que se sitúa en 61,7. En el estudio se aprecia que las edades en el momento del fallecimiento son superiores en las mujeres que en los hombres. En este sentido, entre la población femenina casi todos las muertes por coronavirus ocurren a partir de los 80 años, mientras que entre la masculina los decesos aumentan gradualmente con la edad. 

•    Incidencia por sexos. Por sexos, las proporciones son muy similares: las mujeres representan el 50,7%, con 129 defunciones, y los hombres suponen el 49,3%, con 125 decesos. 

•    Residencias de mayores. El estudio también analiza las 163 defunciones con coronavirus (63,2%) que se produjeron hasta el 27 de abril en personas que vivían en residencias de mayores. En términos generales, 6 de cada 10 fallecimientos producidos en Asturias por COVID-19 fueron entre mayores institucionalizados. Por sexos, las mujeres copan el 61,3% de los decesos y los hombres, el 38,7%. En este sentido, cabe destacar que en estos centros de mayores residen más mujeres que hombres. 

En global, de las 13.000 personas que viven en residencias en Asturias, ha muerto con COVID-19 el 1,2%.

Las personas fallecidas que vivían en residencias tenían una media de edad más alta que el resto de los casos de muerte por coronavirus, con casi 6 años de diferencia. En este sentido, 76 superaban los 90 años y 56 eran octogenarios. Además, estas personas presentaban más factores de riesgo que el resto de los fallecidos, especialmente demencia e insuficiencia renal.

El Estudio de mortalidad con coronavirus en Asturias se puede consultar en la web del Observatorio de la Salud: 

https://obsaludasturias.com/obsa/informacion-covid-19-en-asturias/

https://obsaludasturias.com/obsa/resumen-de-actualizcion-del-covid-19-en-asturias/

 

Icono gráfico alusivo al tipo de archivo Audio (Audio: 1 Mb)