null Salud refuerza los hospitales, el equipo de rastreadores y los servicios de atención a la ciudadanía para hacer frente a la quinta ola del coronavirus
16 de julio de 2021
  • El personal encargado del seguimiento de contactos estrechos aumenta hasta las 170 personas y se fortalecen los equipos de microbiología y laboratorio de todos los centros hospitalarios, al tiempo que se habilitan nuevas camas

El Gobierno de Asturias refuerza el sistema sanitario ante el importante aumento de la incidencia de la covid-19 en las dos últimas semanas. La directora gerente del Servicio de Salud del Principado (Sespa), Concepción Saavedra, ha avanzado hoy las medidas que ya están en marcha para hacer frente a la quinta ola del coronavirus que, pese a afectar en mayor medida a personas jóvenes, está incrementando el número de ingresos hospitalarios y en las unidades de cuidados críticos.

Saavedra ha explicado que ya se han habilitado hasta 60 camas en el HUCA para atender posibles ingresos en planta, 45 en el Hospital de Cabueñes, en Gijón, y 27 en el San Agustín, en Avilés. Además, otros equipamientos hospitalarios, como los de Mieres y Langreo, también se han preparado por si son necesarios. Asimismo, hay unidades de cuidados críticos listas por si se precisan.

Por otra parte, se ha ampliado la plantilla de rastreadores, hasta alcanzar un total de 170, a los que se suman los militares que colaboran con las comunidades en las vigilancias de contactos estrechos de casos positivos. Igualmente, se han reforzado los servicios de microbiología y los laboratorios de todos los hospitales ante los cribados masivos que se realizan a la población de entre 15 y 30 años.

La directora gerente del Sespa ha explicado que, en la misma línea, se ha mejorado la atención telefónica a través de la línea 984 100 400, que cuenta con seis psicólogos más, y los servicios de las unidades administrativas de centros de salud, con 61 nuevos auxiliares administrativos.

Estas medidas se suman a la resolución que entró en vigor el martes, también con el fin de contener la alta incidencia del coronavirus: el cierre, con carácter temporal, del interior de los establecimientos de ocio nocturno y la venta de alcohol en horario de noche en gasolineras y comercios minoristas.