null Los autónomos, pymes y microempresas obligados a parar su actividad por la covid podrán aplazar y fraccionar sus deudas tributarias hasta el 31 de agosto
21 de mayo de 2020
El Consejo de Gobierno también ha autorizado dos contrataciones de emergencia por parte del Servicio Público de Empleo para la incorporación de medidas de protección y prevención frente a la pandemia

El Ejecutivo ha aprobado la modificación del decreto que permite el aplazamiento y fraccionamiento sin intereses de las deudas tributarias de trabajadores autónomos, pymes y microempresas obligadas a paralizar su actividad a raíz de la COVID-19.

 

El cambio facilita que se pospongan o dividan las deudas hasta el 31 de agosto, tres meses más de lo previsto inicialmente, dado que en el decreto original el plazo se limitaba al 31 de mayo.

 

De este modo, se pretende aliviar en lo posible la situación financiera de estos contribuyentes: al poder pagar más tarde, dispondrán de más recursos para afrontar las consecuencias de la emergencia sanitaria.

Contratos de emergencia en el Sepepa contra la COVID-19

 

También se han autorizado dos contrataciones de emergencia por parte del Servicio Público de Empleo (Sepepa), por importe de 175.072 euros, para la incorporación de medidas de protección y prevención frente a la COVID-19, y la regulación de los flujos de entrada y movimiento en las oficinas de empleo.

Concretamente, el Sepepa destinará 140.168 euros para incorporar a 10 vigilantes en otras tantas oficinas de Oviedo, Gijón, Avilés II, Mieres, Langreo, Pola de Siero y Lugones, y a dos auxiliares de puerta en puntos de atención de Gijón y Avilés. En ambos casos, se trata de oficinas con 3.000 o más personas demandantes de empleo.

 

Asimismo, se prevé la compra de 403 mamparas de policarbonato de protección para instalarlas en los puestos de atención al público y garantizar la protección de los técnicos en su trabajo.

 

Galería de imágenes