null El Principado prepara una reserva estratégica de material y extrema la vigilancia por el riesgo alto de casos importados de COVID-19
01 de julio de 2020

El Gobierno de Asturias está extremando la vigilancia ante “el riesgo alto” de contagios por casos importados debido a la llegada de turistas a la comunidad y reparando una reserva estratégica para, en caso de necesitarlo, no tener problemas de abastecimiento de materiales de protección así como de respiradores para la UCI. Así lo ha manifestado esta tarde el consejero de Salud, Pablo Fernández Muñiz, después de la reunión por videoconferencia del pleno del Consejo Interterritorial de Sanidad. En el encuentro, el ministro Salvador Illa ha trasladado la mala situación epidemiológica mundial por la pandemia.

Después de 20 días sin contabilizar casos por COVID-19 en Asturias, Pablo Fernández Muñiz ha señalado que está incrementando la realización de pruebas PCR a los casos sospechosos, realizando cribados a los profesionales de centros sanitarios y sociosanitarios, y reforzando las medidas preventivas en los accesos a los centros sanitarios, y a todos los pacientes con prueba diagnóstica invasiva o una intervención quirúrgica. 

En estos momentos hay 56 brotes activos del nuevo coronavirus en el país. El consejero ha mostrado su preocupación por los encuentros familiares: “Parecen inocentes reuniones familiares pero se están convirtiendo en puntos de trasmisión muy peligrosos”, ha enfatizado.

Por otra parte, el consejero confía en que “no se retrase el ingreso de los nuevos médicos residentes en los centros sanitarios”, una exigencia legal que el Ministerio de Sanidad se ha comprometido a cumplir. El consejero ha recordado que desde el Principado siempre se había exigido que se respetasen los derechos de los residentes para la elección de plaza.