null El Principado pide a la oposición que defienda los intereses de Asturias y apoye en el Congreso las mejoras logradas en el fondo de compensación
18 de junio de 2020

•    El Gobierno recuerda que estos recursos extraordinarios, independientes y adicionales a la financiación autonómica, tienen como objetivo paliar el esfuerzo económico que han hecho las comunidades para enfrentarse a la covid-19

•    “¿Desearíamos recibir más dinero a cambio de tener más afectados? Sinceramente, creo que no”, afirma la consejera de Hacienda

•    Las propuestas del Ejecutivo han elevado la cantidad que recibirá la comunidad en casi 50 millones
 

El Gobierno del Principado ha pedido hoy a toda la oposición que se ponga del lado de los intereses de Asturias y respalde en el Congreso las mejoras logradas en el fondo de compensación, que destinará aproximadamente 280 millones a la comunidad. El Ejecutivo autonómico ha recordado que esta aportación extraordinaria pretende paliar el esfuerzo económico hecho por cada territorio para afrontar la pandemia. No se trata, pues, de un fondo de reconstrucción, sino de un mecanismo de compensación. Por lo tanto, las comunidades más castigadas por el coronavirus –las que han tenido más personas enfermas y más víctimas- recibirán también mayores recursos. “¿Desearíamos recibir más dinero a cambio de tener más afectados, más hospitalizados o más ingresos en UCI? Sinceramente, creo que no”, ha afirmado la consejera de Hacienda, Ana Cárcaba.

 

El Principado ha conseguido que el Gobierno central haya tomado en cuenta algunas de sus demandas, como que se considere la población protegida equivalente (es un criterio que aplica el Sistema Nacional de Salud que tiene en cuenta el gasto en función de cada tramo de edad y lo pondera especialmente a partir de los 65 años), que se aumente su peso y que computen todas las pruebas PCR realizadas, no sólo las positivas. Estos logros han elevado los fondos que recibirá Asturias en casi 50 millones respecto a la previsión inicial. No obstante, esta cantidad no es aún definitiva: al ser tramitado como decreto ley, el fondo requiere la aprobación de las Cortes. Por ello, el Ejecutivo autonómico ha apelado a la responsabilidad y lealtad de todas las fuerzas con representación parlamentaria en el Congreso para que en este trámite no perjudiquen los intereses de Asturias. De forma especial a Ciudadanos, cuyos diez diputados son claves en esa convalidación.

 

Algunas de las características del fondo que merecen remarcarse son las siguientes:

 

No reembolsable. Es una cantidad que las comunidades no tendrán que devolver. Esto marca la diferencia con otros mecanismos arbitrados durante la Gran Recesión, como el Fondo de Liquidez Autonómico. Este fondo no está condicionado.

 

Independiente del sistema de financiación. El fondo tampoco altera las previsiones del sistema de financiación autonómica, ni funciona como una entrega a cuenta. El texto del real decreto 22/2020 aprobado el martes por el Consejo de Ministros precisa que se trata de un “fondo excepcional de carácter presupuestario”, que es, además, “independiente y adicional al sistema de financiación autonómica”.

 

Compensación, no reconstrucción. La epidemia ha obligado a las comunidades a afrontar desembolsos extraordinarios, principalmente en materia sanitaria y educativa. Aparte, ha provocado una caída de ingresos tributarios. El fondo pretende compensar ese doble impacto. En el caso de Asturias, la covid ha provocado un aumento de gastos de 110 millones y un descenso de recaudación de 150 millones, según las estimaciones actuales. De este modo, no se trata de un fondo para reconstruir ni invertir, cuestión que se deberá afrontar en un debate posterior ligado a los fondos europeos, sino exclusivamente para compensar los gastos de más en materia sanitaria y educativa, así como la pérdida de ingresos. Conviene tenerlo claro para no hacer afirmaciones inexactas.

 

Con este planteamiento, las autonomías más afectadas por la epidemia serán también las que más recursos reciban, al menos porcentualmente. “Se trata de un fondo de compensación, no de reconstrucción, primera distinción que hay que hacer para no cometer errores. Es coherente, por tanto, que las comunidades más afectadas por la pandemia sean las que perciban un porcentaje mayor de recursos. Afortunadamente, Asturias ha sido menos golpeada por el virus. ¿Desearíamos más dinero a cambio de tener más afectados, más hospitalizados o más ingresos en UCI? Sinceramente, creo que no”, ha explicado Cárcaba.

 

Asturias es una de las comunidades con menor tasa de seroprevalencia de España: un 1,6, de acuerdo con los últimos informes epidemiológicos.  Ese dato revela que ha sido una de las autonomías donde el virus ha tenido menor incidencia.

Planteamiento inicial.  La primera propuesta del Gobierno central era la siguiente:

 

  • 10.000 millones para compensación de gastos sanitarios. Esta cantidad se distribuía, a su vez, en dos tramos.

    • El primero, de 6.000 millones, en el cual la población real de cada comunidad autónoma pesaba un 20%.
    • El segundo, de 4.000 millones, en la cual la población real pesaba un 40%.

Entre otros factores de cálculo, se consideraba sólo el porcentaje de pruebas PCR positivas sobre la población.

  • 1.000 millones para compensación de gasto social. A Asturias le corresponderían 22 millones.

  • 5.000 millones para compensar la caída de recaudación. Se tomaba en cuenta exclusivamente la bajada real de ingresos respecto a años anteriores.

Reivindicaciones del Gobierno de Asturias Conocidos estos criterios, el Gobierno del Principado hizo hincapié en varias reivindicaciones, planteadas tanto en público como en privado por el presidente Adrián Barbón y por la consejera de Hacienda de forma continua y contundente.

  • Que se tomase en cuenta la población protegida equivalente en la compensación del gasto sanitario, dado que aumenta casi de forma exponencial a partir de edades avanzadas. Asturias es la comunidad más envejecida de España.

  • Que se considerase el número total de pruebas PCR, y no sólo las positivas. Asturias se sitúa a la cabeza de España en porcentaje de PCR sobre el número de habitantes, sólo superada por La Rioja.

  • Que se concediese una atención específica al gasto educativo. No sólo por el gasto hecho en este curso que finaliza, sino por las necesidades que habrá que cubrir el próximo, incluidas nuevas contrataciones. Esta fue una de las demandas reiteradas del presidente Barbón.

  • Que la compensación por la pérdida de ingresos tomase en cuenta la población ajustada (otro concepto que toma en cuenta el envejecimiento demográfico) y no sólo la pérdida de ingresos. Al tiempo, que no sirviera para camuflar las disminuciones provocadas por la supresión voluntaria de tributos; es decir, que no beneficiara a las comunidades que practican dumping fiscal.

  • Que se considerase también el esfuerzo presupuestario previo en Sanidad. En Asturias, el 38% del presupuesto se dedica al sistema sanitario (casi cuatro de cada diez euros).

Planteamiento actual. El Gobierno de España aceptó modificar su primera propuesta. En la actual, aprobada el martes por el Consejo de Ministros, se atienden varias de las reivindicaciones del Principado. La distribución que recoge el decreto ley es la siguiente.

  • 9.000 millones para compensación de gastos sanitarios. Esta cantidad se distribuye, como antes, en dos tramos. Hay dos cambios: toma como referencia la población protegida equivalente, no la real, e incrementa su peso en el reparto, tal y como pedía Asturias.

    • El primero, de 6.000 millones, en el cual la población protegida equivalente pasa a representar el 35%.
    • El segundo, de 3.000 millones, en el cual la ponderación de la población protegida equivalente alcanza el 45%.

El resto de los 9.000 millones vendrá determinado por aspectos sanitarios, en coherencia con el fin último del fondo. Se trata de ingresos hospitalarios, ingresos en UCI y la totalidad de pruebas PCR realizadas, como reclamaba Asturias. Antes sólo se computaban las positivas.

  • 2.000 millones para compensación de gasto educativo.

  • 800 millones para compensar al transporte por la pérdida de ingresos por merma de pasajeros.

  • 4.200 millones para compensar la caída de la recaudación tributaria. Para la distribución se toma en cuenta la población ajustada (40%), como planteaba Asturias, y la recaudación real de determinados tributos en los tres últimos ejercicios, de forma que se ponderen mejor las bajadas de impuestos y no se puedan camuflar como pérdidas de ingresos derivadas del coronavirus.

El Gobierno de Asturias considera que el nuevo planteamiento mejora sustancialmente el anterior en la medida en que atiende algunas de sus principales reivindicaciones. “Ahora hemos de conseguir que la tramitación en el Congreso consolide estos avances y, para ello, es imprescindible la colaboración de todas las fuerzas parlamentarias. Por eso apelamos a la oposición para que demuestre su compromiso con Asturias respaldando las mejoras logradas por el Gobierno del Principado”, ha afirmado la consejera de Hacienda.