null El Gobierno de Asturias permite la reapertura del pequeño comercio
24 de noviembre de 2020

•    El comité de crisis de la covid-19 aprueba esta medida tras constatar una disminución del número de contagios de coronavirus 

•    La resolución publicada en el Bopa prohíbe expresamente la reducción temporal de la superficie por parte de los establecimientos que superen el límite máximo de 300 metros cuadrados

•    Salud impulsará cribados en barrios de Oviedo, Gijón y Avilés para detectar casos entre la población de 30 a 50 años que convive con mayores
 

El Gobierno de Asturias permite la apertura del pequeño comercio a partir de hoy miércoles, 25 de noviembre, tras el acuerdo adoptado el lunes por el comité de crisis de la covid-19 al constatar un descenso en la incidencia de la pandemia. El jefe del Ejecutivo autonómico, Adrián Barbón, que presidió de forma telemática la reunión de este órgano, aseguró a su término que “la situación sigue siendo crítica, pero mejor que hace una semana”. La mejoría se evidencia en la disminución del número de contagios, que ha pasado de una media de 505 casos positivos diarios a los 330 en los registrados en los últimos siete días.

Según la resolución de la Consejería de Salud, publicada por el Boletín Oficial del Principado (Bopa) y que puede consultarse en este enlace https://cutt.ly/9hpnObP, el permiso de reapertura se aplica a todos los establecimientos y locales comerciales minoristas y de actividades de servicios profesionales, “siempre que tengan una superficie de exposición y venta al público igual o inferior a 300 metros cuadrados, con excepción de aquellos que se encuentren dentro de parques o centros comerciales sin acceso directo e independiente desde el exterior”. 

La normativa prohíbe expresamente la reducción temporal de la superficie con la finalidad de proceder a la apertura por parte de los comercios que superen la medida indicada. 

También podrán llevarse a cabo “las actividades de mercado desarrolladas en la vía pública al aire libre o de venta no sedentaria, comúnmente llamados mercadillos, siempre que se mantenga una distancia entre cada puesto de un mínimo de 1,5 m, espacio en el que no podrá permitirse el acceso al público”.

La mejoría en la evolución de la pandemia, según señaló el presidente, avalan las recomendaciones de los epidemiólogos, que incidían en que “sólo adoptando medidas drásticas y contundentes” se podría contener la expansión del virus y que sus resultados comenzarían a notarse “entre quince y veintiún días después”. “Estas actuaciones, que eran y son dolorosas, están suponiendo un cortafuegos  de la extensión para el coronavirus”, añadió.

El Principado permitirá la apertura del pequeño comercio bajo un riguroso cumplimiento de las medidas de seguridad y un estricto control de aforos. “Es una apertura pequeña y gradual que debemos hacer compatible con el objetivo de seguir reduciendo la incidencia acumulada del virus”, aseguró el presidente.

Cribados en Oviedo, Gijón y Avilés

Por otra parte, el Servicio de Salud (Sespa) realizará cribados masivos a personas de entre 30 y 50 años, que no se hayan realizado pruebas para detectar el coronavirus en el último mes y que convivan con otras de más de 65, en varios barrios de Oviedo, Gijón y Avilés, una medida que se sumará a la iniciada el pasado sábado en el valle del Nalón. En concreto, se llevarán a cabo, en el caso de Avilés, tomando como referencia el código postal 33401, que corresponde a los barrios del Quirinal y Sabugo; en el de Oviedo, el código postal 33011, que coincide con La Corredoria, Pumarín y Teatinos y en el de Gijón, el código postal 33209, que abarca parte de Ceares, Nuevo Ceares, Roces, Tremañes y Contrueces.

Los cribados buscan tanto aislar a personas contagiadas en zonas con alta incidencia como aumentar la detección de casos asintomáticos.

Barbón llamó a la prudencia, al señalar que quedan por delante “semanas muy duras de batalla hospitalaria” para conseguir que desciendan el número de ingresos en los centros sanitarios y en UCI. “Tenemos que ser conscientes de que vamos a vivir unas Navidades completamente diferentes a las de años anteriores. Lo importante no es sentarnos todos en la misma mesa, sino que todos podamos sentarnos en alguna mesa, aunque estemos separados por seguridad”, subrayó.
 

Documentación