null Barbón: “Vamos a estar detectando brotes de forma permanente, la cuestión es actuar con contundencia”
17 de julio de 2020

•    El presidente del Principado insta a ser previsores y prepararse ante una posible segunda ola del coronavirus

El presidente del Principado, Adrián Barbón, ha asegurado hoy, ante el aumento de los casos de coronavirus que se suceden en todo el país, que ésta será la situación más habitual durante las próximas semanas. “Vamos a estar detectando brotes de forma permanente, la cuestión es actuar con todos los medios a nuestro alcance y con total contundencia para ponerle coto, controlarlo y que no haya un brote que pueda generar otro mayor".

Barbón, que ha realizado estas declaraciones en el programa Hoy por Hoy Gijón y Avilés, que emite la Cadena Ser, ha considerado que el brote que afecta a La Mariña, en Lugo, está remitiendo, pero más tarde o más temprano surgirán otros porque “esto va a ser así permanentemente”. Por ello, ha instado a ser previsores y prepararse ante una posible segunda ola, que puede ser en agosto o en octubre, “pero desde luego tenemos que estar listos para dar respuesta rápida”.

Ante la posibilidad de tener que confinar alguna parte del territorio de la comunidad para frenar la extensión del virus, el presidente ha asegurado que “si viéramos un brote que se empieza a extender en una zona concreta, antes de tener que confinar toda Asturias, lo que hay que hacer es controlar ese brote con las medidas legales oportunas”.

El jefe del Ejecutivo se ha mostrado firme ante la eventualidad de adoptar medidas duras para combatir la pandemia, como la suspensión de la Feria Internacional de Muestras de Asturias (Fidma). “Tomar decisiones siempre conlleva asumir un riesgo, sobre todo, cuando tienen un impacto económico. Soy consciente que esa decisión tiene un efecto económico  inmediato en la ciudad de Gijón y en toda Asturias; pero hay que anteponer la salud pública a cualquier otra consideración”. Según ha recordado, la celebración de este evento habría supuesto la presencia de 14.000 personas al mismo tiempo y en constante movimiento. “Por mucho que una gran parte de ella sea al aire libre, tiene mayores riesgos que una boda, por muchos invitados que haya, o un centro comercial”, ha añadido.