null Barbón: “La cuestión ahora no es que haya brotes, sino atajarlos para que no se expandan”
06 de agosto de 2020

•    El presidente del Principado admite que habrá más casos de COVID-19 debido a la movilidad de la ciudadanía

•    Señala que la respuesta sanitaria debe ser “controlar y actuar de la manera más rápida y contundente posible”
 

El presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, ha asegurado hoy que “la cuestión ahora no es que haya brotes de coronavirus, sino atajarlos para que no se expandan”. “La clave no es que no vaya a haber brotes, que los va a haber porque la  movilidad los va a traer, por lo que la respuesta debe ser controlar y actuar de la manera más rápida y contundente que se pueda”, ha destacado.

A su juicio, la clave de esa intervención pasa por “entrar de lleno y hacer miles de pruebas PCR y repetir muchas de ellas, porque un PCR negativo hoy no significa que dentro de tres días no seas positivo, ya que puedes estar incubando la enfermedad”. Barbón, que ha insistido en la necesidad de cumplir las medidas de seguridad para evitar la expansión de la enfermedad, ha recordado que el SARS-CoV-2 “es un virus tan traicionero que nos exige esto”.

El jefe del Ejecutivo ha indicado que Asturias tiene una “capacidad de análisis muy fuerte” en su respuesta sanitaria, como lo demuestra el que se esté haciendo “un llamamiento general a todos los que hayan sido clientes en los quince días anteriores de un establecimiento en el que surge un brote para realizarles una prueba PCR”. 

Como ejemplo del esfuerzo del Gobierno del Principado en la contención del virus, Barbón ha aludido al caso de dos amigos, uno asturiano y otro residente en la Comunidad de Madrid, usuarios de uno de los bares afectado por un brote. “La persona que vive en Madrid se puso en contacto con su sistema sanitario y le dijeron que si no tenía síntomas no le hacían la PCR. En Asturias, no. En Asturias hemos hecho 4.000 pruebas sólo en ese bar porque nuestra capacidad de respuesta es ésa”, ha explicado.

El presidente se ha referido también al próximo inicio del curso escolar y ha asegurado que el Principado trabaja para que sea posible la vuelta a las aulas en septiembre. “Creemos y hemos constatado, además, que la falta de clase presencial es un elemento de distorsión que genera problemas a las familias, no sólo desigualdad educativa, sino también de conciliación familiar”, ha apuntado. 


 

Documentación