null Barbón asegura que Asturias está en condiciones de iniciar una “desescalada distinta” a la de las zonas más castigadas por la epidemia
19 de abril de 2020
Adrián Barbón en la videoconferencia de presidentes de CC.AA.

El presidente del Principado de Asturias, Adrián Barbón, ha defendido hoy que el proceso de desconfinamiento –la fase que también ha venido en llamarse desescalada u operación salida–tenga en cuenta la incidencia del virus en cada territorio, siempre que se garantice la seguridad y el control de movimientos entre comunidades. Barbón ha planteado esta propuesta en la reunión que ha mantenido por videoconferencia con Pedro Sánchez y los demás presidentes autonómicos.

Barbón ha explicado que Asturias, al igual que otras comunidades del noroeste, sufre una incidencia menor de la epidemia. Por su situación, por el número de afectados y por otros factores como la dispersión de la población, “podría iniciar una desescalada distinta a la de otras zonas donde en estos momentos existe más contagio y mayor número de fallecidos”.

Como ejemplos de posibles medidas de flexibilización, Barbón se ha referido a la opción de regular las salidas para practicar deporte o atender la huerta, “algo muy típico en Asturias”. Aunque estas alternativas aún se están estudiando y se encuentran en un momento embrionario, ha reiterado que el Principado “está en condiciones de seguir un camino de desconfinamiento distinto, y que no tiene por qué ser homogéneo en el conjunto del Estado, para dar respuesta a esta situación”.

Con este propósito, el Gobierno del Principado trabaja ya en la elaboración de su propio plan de salida del desconfinamiento. En este objetivo colaborarán dos grupos de trabajo: uno, técnico, a cargo de la Consejería de Salud; y otro político, más amplio, que involucrará a varias consejerías y estará liderado por el vicepresidente Juan Cofiño. Este grupo contará también con el asesoramiento de expertos como sociólogos o economistas. La decisión última corresponderá al Gobierno del España, que ha asumido el mando único con la declaración del estado de alarma.

En la videoconferencia, Barbón también ha planteado la conveniencia de que exista un protocolo nacional para abordar la incidencia del COVID-19 en las residencias de mayores, dado que se están produciendo diferencias importantes entre comunidades autónomas. El presidente del Principado ha reiterado que las residencias se han convertido en una prioridad absoluta para el Gobierno de Asturias: “son una de nuestras máximas obsesiones, sobre las que se centran en este momento todos los esfuerzos del Gobierno de Asturias para dar la respuesta más contundente”.

El presidente del Principado también se ha congratulado de que los niños y las niñas puedan empezar a realizar salidas controladas a partir del 26 de abril, tal y como defendía el Gobierno de Asturias. Barbón había reiterado ayer mismo esta propuesta, horas antes de que la anunciase el Ejecutivo estatal.  No obstante, ha precisado que aún no se han fijado todos los detalles que regularán la relajación del confinamiento para la infancia.